Guía de Montenegro

Viajar a Montenegro tiene algo de indómito, de esa Europa aún sin el ajetreo de los grandes tours que ya han pisado Francia, España o Italia, pero al mismo tiempo conviene no dejarse engañar por las apariencias. Montenegro vende seguridad, naturaleza, playas, ambiente, patrimonio histórico y naturaleza a raudales.

Un país por descubrir

Montenegro (Crna Gora, la Montaña Negra que llamaron los venecianos) ya recibe un importante número de viajeros, y el turismo está en auge, especialmente en la costa donde ciudades como Kotor tienen un ajetreo diario de cruceros que surcan el fiordo hasta parar frente a la mágica ciudad medieval cuyas murallas parecen subir hasta el cielo. Su mágica bahía ofrece fotos panorámicas desde muchos ángulos, especialmente si ascendemos por las carreteras hacia el interior. Los pueblos que se van sucediendo nos atrapan cada uno con sus hechizos, Herceg Novi con su paseo marítimo, Risan con sus mosaicos romanos, Perast con las terrazas frente a las islas San Jorge y Nuestra señora de las Rocas (Gospa od Skrpjela).

Para los que buscan marcha y ambiente nocturno Budva es sin duda su punto de encuentro, con playas que están animadas por el día y por la noche, gente de todo el mundo y fiesta para los que tienen energía de sobra. Budva es la nueva Ibiza y Mykonos y además tiene un centro histórico muy coqueto entre las murallas que esconden callejones románticos con cafeterías y bares.

Muy cerca de Budva, la exclusiva isla (ya unida a tierra firme) de Sveti Stefan es hoy en día un resort al alcance de los más pudientes, pero cuya vista de la carretera es una de las postales más famosas de Montenegro.

En el interior ciudades como Cetinje nos recuerdan su pasado austrohúngaro, en la antigua capital de Montenegro, cuyas embajadas son hoy centros culturales, escuelas de música o museos.

Podgorica es la capital de Montenegro, su gris apariencia no debe dejar que emitamos un juicio apresurado ya que esconde rincones interesantes para conocer la esencia del país.

El monasterio de Ostrog es una perla encastrada en la montaña, al que llegamos después de una sucesión de curvas infinitas que desembocan en un “balcón” perfecto para hacernos cargo del relieve de Montenegro. Lugar de peregrinaje para devotos y de simple placer e interés histórico para los turistas, Ostrog es uno de los lugares más visitados del país.

La naturaleza tiene en Montenegro un refugio único con una costa preciosa donde sobresalen joyas en forma de islas, playas y bosques que besan el mar; lagos como Skadar, que hace frontera con Albania y donde los tonos de los colores se funden en una paleta de mil matices; o el lago Slansko cerca de Nikšić, donde está la fábrica de la cerveza más famosa  de Montenegro.

Lago Slansko en Montenegro
Lago Slansko en Montenegro

Que hacer en Montenegro – Actividades para todos

Tierra adentro, ya en medio de las montañas, en un clima en el que la nieve permite practicar deportes como el esquí hasta bien entrada la primavera, podemos encontrar otras actividades como descenso de cañones o rafting por las bravas aguas del río Tara, cuyas corrientes son una explosión de adrenalina. En la costa las playas de Montenegro se están abriendo hueco como destino turístico de calidad, donde el sol está garantizado y la posibilidad de practicar deporte en el mar son otro aliciente. Paddle Surf, submarinismo, Kitesurf en la Isla de Ada al sur de Ulcinj, o excursiones en barco por toda la costa.

El Parque Durmitor es el más conocido pero no la única Reserva Natural de Montenegro ya que aunque el tamaño del país no es inmenso hay otros cuatro parques naturales, Biogradska gora, Lovcen, Skadarsko Jezero y Prokletije.

Isla de Sveti Stefan
Isla de Sveti Stefan, en la costa de Montenegro

Mar y montaña nutren una gastronomía que tiene muchas influencias que van desde la comida y recetas mediterráneas a los platos balcánicos y de la cocina turca. El vino montenegrino es uno de los grandes descubrimientos gastronómicos, con rutas que nos permiten conocer los viñedos y bodegas, siempre acompañados de los ricos embutidos ahumados.

Las conexiones para llegar a Montenegro están creciendo cada vez más, con vuelos a los aeropuertos de Podgorica o Tivat desde muchas ciudades europeas, cruceros que arriban a la costa montenegrina y ferries que cruzan el Adriático hasta varias ciudades italianas.

Montenegro es un país a visitar, descubrir, enamorarse con él y volver pronto… En nuestra guía encontrará información de turismo, de las actividades a hacer en su viaje, excursiones, tours organizados en español para grupos, rutas por el país, alojamiento en hoteles y apartamentos o alquiler de coche.