Cetinje

Desde la Roca del Águila, “Orlov Krs” se divisa perfectamente Cetinje (Cetiñe en español) a vuelo de pájaro, lo que permite distinguir la llanura apacible sobre la que se asienta la antigua capital de Montenegro. Hoy se antoja calma, pero en su día el ajetreo político y diplomático era el motor social de Cetinje.

Murales con representación histórica en Cetinje
Murales con representación histórica en Cetinje

El patrimonio histórico y cultural va indisolublemente asociado a los magnos y elegantes edificios consulares hoy reconvertidos en espacios públicos como el conservatorio de música (antigua embajada británica), o el ayuntamiento.

Quizá exagerando, una princesa inglesa decía a principios del siglo XX que Cetinje era un espléndido valle del Eden, profundamente conmovida por el bello panorama que rodea la ciudad, en un periodo en el que se anticipaba la inminencia de una I Guerra Mundial que cambiaría el mapa político europeo, borrando y trazando nuevas fronteras.

Historia de Cetinje

A primera vista sorprende que no hay bastiones ni murallas que rodeen la ciudad, y nos llevasen a practicar un juego geográfico para adivinar donde nos encontramos es posible que confundiésemos Cetinje con una ciudad alemana, francesa o incluso inglesa.

Fundada en 1482 (aunque ya habitada desde hace 12.000 como demuestran los rastros de la cueva Koronjina) por el último soberano del estado medieval de Zeta, Ivan Crnojevic, impulsó la construcción de un castillo bajo la colina de Orlov Krs como sede política y un monasterio como sede religiosa de la diócesis, acto que significará la asignación de la capital religiosa montenegrina.

Cetinje permaneció aislada de los ataques otomanos de la costa lo que le permitió erigirse como ciudad libre, con una profunda vocación cultural como indica el hecho de que en la imprenta local se publicase el primer libro en cirílico de los Balcanes, el “Oktoih prvoglasnik”. Sin embargo, no se vivía de lado a las amenazas bélicas como atestigua el museo local que exhibe la producción local de armas, de famosa calidad. De hecho en 1692 el pachá de Üsküdar  (Scutari) destruyó la ciudad, y una vez reconstruida vivió un segundo ataque devastador, esta vez del visir turco de Bosnia.

Fue ya en la segunda mitad del siglo XIX cuando bajo el reinado del príncipe Nikola Petrović, Cetinje resurge con fuerza con el ordenamiento urbano que hoy apreciamos. Arquitectos afamados de otras partes de Eruopa llegaron para diseñar grandes avenidas, el primer teatro de Montenegro -en el palacio Zetski Dom-, y embajadas o consulados (de Austria, Bélgica, Serbia, Bulgaria, Turquía, Francia, Rusia, Italia y Gran Bretaña) con atribuciones administrativas que cumplen las funciones del gobierno montenegrino reconocido en el congreso de Berlín de 1878. Hasta la primera guerra mundial y la invasión del imperio austrohúngaro Cetinje vivirá un estilo de vida con influencias afrancesadas y plenitud cultural, que desgraciadamente acabará con la integración en Yugoslavia  y la posterior transferencia de la capitalidad a Podgorica.

Que ver en Cetinje

Además de una gran variedad de edificios de estilo neobarroco, neorrománico, cubista y Art Nouveau ejecutados a finales del siglo XIX, Cetinje cuenta con varios lugares de interés. Por ejemplo en la zona de Malo Guvno se encuentra el Monasterio de Cetinje y el Palacio de Biljarda, museo de Njegoš. El monasterio actual es obra de 1701, una reconstrucción ciudadana tras la destrucción acaecida anteriormente.

La antigua corte del rey Nicolás Petrović, edificada en 1867 acoge hoy el Museo Nacional de Montenegro (Narodni muzej Crne Gore) que reúne el Museo Histórico, el Museo Etnográfico, el Museo Artístico, el Museo del Rey Nikola y el palacio Biljarda (sede del Museo de Petar II Petrovic Njegos) que tiene un interesante mapa de grandes dimensiones del relieve en 3d de Montenegro.

Antiguo palacio del Rey Nicolás
Antiguo palacio del Rey Nicolás

Pasear por Cetinje ya es de por sí un ejercicio agradable para la vista, con plazas animadas, heladerías, restaurantes y cafeterías con terrazas que aportan un cálido aire para vivir.

Otros dos edificios religiosos de Cetinje son la Iglesia del nacimiento de la Virgen (Vlaška) y la iglesia Na Ćipuru (Cipur), que se construyó sobre los restos del  monasterio Crnojević.

Muy cerca de Cetinje en lo alto del Monte Lovčen, desde cuyo mirador tenemos una de las mejoras vistas 360º de Montenegro, se encuentra el mausoleo con las cenizas de Pedro II de Montenegro, más conocido como Petrović Njegoš, uno de los padres de la patria, polifacético poeta, filósofo y político. El mausoleo es obra del escultor Ivan Mestrovic.

En las cercanías de Cetinje encontramos el Parque Nacional del Monte Lovcen o la cueva Lipska pećina, interesantes excursiones.

Fiestas y eventos

La cultura siempre está presente en Cetinje con la Biennale, muestra internacional de pintura contemporánea que cada dos años se exhibe en la ciudad. Por otro lado cada verano se suceden los conciertos, manifestaciones de folclore local y exposiciones de arte. De gran interés es así mismo la carrera de coches deportivos y de montaña, y la competición del tramo Cetinje- Ivanova, incluida dentro del calendario automovilístico internacional.

Como llegar

Cetinje está prácticamente a la misma distancia de Budva en al costa y de la capital Pogdorica (a unos tres cuartos de hora), que a su vez es el aeropuerto más cercano. Desde ambas poblaciones hay autobuses que llegan a Cetinje. Desde Kotor podemos optar por la carretera que va hacia Budva o por la carretera de montaña atravesando el Parque Nacional Lovcen y las sinuosas curvas de la “serpentina” que zigzaguean.

Mapa de Cetinje

Mapa y plano de Cetinje y sus monumentos principales
Mapa y plano de Cetinje y sus monumentos principales